Sabor Gallego en Los Jerónimos. Restaurante Alabaster

ALABASTER

Calle de Montalbán, 9
MADRID
Teléfono: 915 12 11 31

Me encanta el barrio donde está situado este restaurante. A pocos metros del Retiro, pasear “los Jerónimos” es estar en un oasis de tranquilidad, pareciera que no estás en pleno centro, a pocos pasos de la Puerta Alcalá.

En estas calles se sitúan algunos de los edificios más emblemáticos de la ciudad. Es uno de los barrios más elegantes y aristocráticos de Madrid, donde se encuentran joyas arquitectónicas como El Palacio de Cibeles, El Museo del Prado, La Iglesia de San Jerónimo el Real o el Jardín Botánico entre otros.

Así pues el ambiente de Alabaster no podría ser menos elegante.

Su decoración en tonos neutros combinados con paredes de piedra y ladrillo blanco, dándole un aire más moderno, amplias mesas de blancos manteles inmaculados y cómodas sillas que invitan a una larga sobremesa.

En la entrada una zona de barra, y mesas altas para un picoteo, y algo que me llamó la atención es su amplia bodega acristalada, con una muy buena selección de vinos.

Tiene varios apartados y reservados, donde con mucha inteligencia, saben organizar a los clientes según sus necesidades, familiares, empresariales, parejas. De forma que, aunque cuando estuve hubiese un par de eventos familiares, en absoluto restó intimidad a la comida en pareja.

Es el segundo proyecto del Restaurante Alborada en La Coruña con una estrella Michelin.

Y su cocina por lo tanto está basada en el producto gallego de calidad, con técnicas modernas, en una unión perfecta de tradición e innovación

A destacar también la especialísima atención tanto del Jefe de Sala Oscar Marcos, como de Francisco Ramírez, el Sumiller y el resto del equipo atentos a los pequeños detalles.

Nos acompañaron el vermut con un exquisito paté de aperitivo.

Imprescindible es su Sardina ahumada, pan y queso de Arzúa

Sin desmerecer en absoluto las deliciosas y originales, Croquetas de mejillón tigre 

Nos recomendaron unas zamburiñas de espectacular sabor, y que claramente son ejemplo de las especialidades atlánticas de su cocina.

De segundos un San Pedro a la sartén con fideos rustidos, de esos platos que gustas de saborear lentamente.

Y si se opta por carne,

El Pichón de Bresse asado con su paté, cumple ampliamente las expectativas.

Fuera de carta nos recomendaron un Mousse de yogur y mango, ahúman la mousse con las ascuas de la parrilla y lo acaban con una sopa de mango. Debajo una galleta que le da un toque crujiente, en una cuidada presentación. Resulta un postre delicioso.

Para los amantes del chocolate en carta un Mousse, galleta y helado de chocolate remata una deliciosa comida.

De su amplia y estupenda bodega por recomendación de Francisco elegimos un Fusco, Mencía de la Ribeira Sacra.

Cada vez me gustan más los vinos de la Ribeira Sacra. Este es muy especial, y marida o armoniza como a ellos les gusta decir con variedad de sabores.

Para acabar tuvieron el detalle de invitarnos a los cafés y al vermut y me dejaron con muchas ganas de volver a seguir probando su excelente cocina.

Queda apuntado en la agenda.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s