Archivos

Al borde del mar. Restaurante Neptuno

NEPTUNO

Paseo del Mediterráneo 62E
Playa del Descargador
MOCÁJAR ALMERÍA
Teléfono 616005387

A lo largo de la playa de Mojácar se suceden los chiringuitos y restaurantes con terraza.

Paseando un día me llamó la atención de este restaurante la barca que tienen fuera con los espetos de sardinas, doradas,… y el olor que invita a entrar, así que decidí probar a comer en su terraza. Fue una fantástica experiencia, a la mismísima orilla del mar degustamos unos mariscos y pescados exquisitos, tanto fue así, que repetimos el día siguiente.

El primer día destaco el pulpo al espeto, delicioso y un fantástico rape a la brasa y el segundo día optamos por una parrillada de marisco que disfrutamos lentamente viendo las olas, una maravilla.

 

 

Su oferta en pescados, carnes, arroces y mariscos es más que suficiente, para contentar a cualquier paladar.

El interior del restaurante está decorado en una mezcla marinera con un toque moderno, pero desde luego lo que es la joya del local es su terraza.

 

 

Tomamos antes un aperitivo escuchando música en una zona que tiene al aire libre con sofás al borde del mar, un marco perfecto, tanto para antes de comer, como para tomar una copa en el atardecer.

 

 

La atención del personal amabilísima y pendiente de todos los detalles. Y el precio más que razonable en relación a la calidad del producto.

Un lugar para tener en cuenta muy diferente de lo que se suele encontrar como chiringuitos de playa.

Amor y Dedicación son los secretos. Restaurante La Candela

 

LA CANDELA

Calle Alcalde Jacinto,
MOJÁCAR, ALMERÍA
Teléfono: 647 72 43 67

 

Quería tener una niña y tuvo un restaurante, y le llamó Candela como hubiese querido llamar a la hija y le puso tanto amor, mimo y cuidado que les ha quedado algo  único, lleno de detalles. Por ver su decoración ya merece la visita. Un gusto increíble para mezclar cosas tan distintas y que quede fantástico.

Cada silla del local es distinta, cada lámpara, una pared de ladrillo visto, otra de lamas de colores, otra pintada de azul; Contraventanas con un cristal encima conforman el tablero de las mesas, donde los colores y las formas de los platos que se sirven rematan el conjunto ecléctico y colorido.

Hasta los baños llegan los detalles con originales ideas, como los muñecos que cuelgan de la cadena a la vieja usanza.

 

Y a todo esto añadir una cocina original bien resuelta con platos tan recomendables como el carpaccio de calabacín, queso roquefort y frambuesas, una delicia de combinación de sabor y color.

Probamos también un ceviche de langosta y gamba muy rico, que al parecer hacen todos los días pero con distintos ingredientes. Un curry de cordero muy acertado y para terminar una tarta de zanahoria y una  espuma de yogurt

 

 

 

El servicio inmejorable, con una atención cálida, familiar y muy profesional y un muy buen gusto en la elección musical que ambienta a la perfección una velada estupenda.

 

Seguro que volveré a este pueblo precioso y repetiré experiencia.