Archivos

Unas Brasas Michelin. Restaurante Eneko

 

ENEKO

Barrio Legina s/n
LARRABETZU, BIZKAIA
Teléfono: 94 455 88 66

 

IMG_E4631

 

Que se puede de decir de Eneko Atxa que no se haya contado ya. Con cinco estrellas Michelin y muchos años de experiencia con solo 42 años, es una autoridad  internacional en gastronomía.

Tenía muchas ganas de probar la experiencia de su local Eneko en Larrabetzu, Bilbao.

En medio del monte rodeado de ese verde que caracteriza a Euskadi, una enorme escalera y un viñedo, separan sus dos restaurantes. El de arriba su ya mítico Azurmendi con tres estrellas y abajo su apuesta más cercana en el tiempo y para el bolsillo.

 

 

En una gran sala, donde la protagonista es la cocina vista, con el personal trabajando a buen ritmo, la decoración austera y moderna, sin mantelería, mobiliario de estilo nórdico, libre de aderezos, tan solo unas pequeñas composiciones de fotos al lado de algunas mesas y el detalle de las lámparas suspendidas sobre cada una de ellas, dándole el toque cálido a una iluminación natural que en días abiertos entra por un inmenso ventanal con unas vistas impresionantes.

 

 

Ofrecen un menú único al que llaman Sutan que en euskera significa “en llamas o a fuego”. Cocina a la brasa, como dicen ellos,  De vuelta al origen.

Se puede optar acompañarlo de maridaje, pero como ya sabéis, los que me seguís, no soy muy amiga de esta opción. Prefiero elegir un vino que acompañe a todos los platos y normalmente me dejo aconsejar por el sumiller. En esta ocasión, como no podía ser de otra manera, quisimos probar uno de su propia bodega, AMA, un Txacolí distinto, elegante, sedoso, perfecto para la ocasión.

Antes de empezar nos sirvieron un aperitivo, Mantequilla de cebollino con pan de cristal, un toque diferente a la mantequilla con la que esperamos el menú esta vez acompañada de un original vermú servido en unas diminutas botellas.

 

IMG_4635

 

Y empezamos la fiesta con los primeros bocados,

 

Guisante seco, Limón grass y Brioche de zancarrón, mezcla de sabores y texturas para comenzar.

 

En una cuidada presentación seguimos con Ostra a la brasa, ceniza de aceituna y aire de mantequilla tostada

 

IMG_4642

No soy muy fan de las ostras, pero esto tiene otra dimensión, y reconozco que me pareció exquisita.

Cubierto con una campana viene uno de los platos que más me gustaron, Bogavante asado, aceite de hierbas y aroma al sarmiento

 

 

Increíble también, la Yema de huevo de caserío sobre estofado de trigo y jugo de pimientos asados al carbón

 

YEMA DE HUEVO

Nos sugieren explotar la yema y mezclarlo todo, y el resultado es espectacular, difícil describir la mezcla de sabores, intenso y diferente.

 

Correcta la Merluza en tempura

MERLUZA

 

Y muy bueno el Solomillo, pesto y gnoquis de carranzana, para mi gusto el pesto le da un toque especial a la carne.

 

SOLOMILLO

 

Con los postres dan a elegir entre dos, así es que, como eramos dos, pues los compartimos para poder probarlos.

Me gustó más el de Frutos rojos y queso de Etxano

 

FRUTOS ROJOS

 

Sin desmerecer en absoluto la Torrija a la brasa y helado de leche de caserío, que también estaba muy rica.

 

TORRIJA

 

Unos Petit fours, pusieron fin al excelente menú.

 

IMG_4651

 

El trato exquisito y profesional por parte de todo el personal  hizo que las casi tres horas de comida trascurrieran sin apenas darnos cuenta disfrutando de cada detalle.

 

IMG_4633

.

Guiño Vintage en Laguardia.Restaurante Los Parajes

LOS PARAJES

C/ Mayor, 46-48
LAGUARDIA
ÁLAVA
945 621 130

 

Los Parajes es uno de los restaurantes del hotel del mismo nombre, ya relacionado en este Blog (enlace).
Situado en la villa medieval de Laguardia, es visita obligada si se pasa por la zona.

MESA MANZANASLlama la atención, como en el resto del hotel, su decoración sumamente cuidada.

De estilo vintage, conservando las paredes en piedra vista, guiños a esta peculiar decoración inspirada en los años 30, son sus lámparas de araña con sus caireles colgando, lágrimas de cristal, que por la noche, iluminadas, dan un toque mágico al reflejarse entre ellas. Completan la escena numerosos detalles, como el reloj de pared, los cuadros o los cómodos sillones tapizados en blanco roto, todo ello da un aire romántico e íntimo a la velada, aunque la sala sea suficientemente grande y sus mesas puedan alojar también a grupos de amigos.

En cuanto a su cocina también es excelente. Es moderna, conservando la tradición riojana con unos productos de calidad.

MESA MANZANASRecomiendo el Crujiente de alcachofas con langostinos plancha y jamón o las almejas, que en esta ocasión estaban fuera de carta.

De segundos, exquisitos la Merluza al vapor en bambú con zanahoria, calabacín, aceite de cebollino y sal de limón y el  Cochinillo confitado a baja temperatura con puré de manzana y patata. Para rematar los postres imprescindibles el  Yogurt cremoso con frutas y sorbete de mango o el Coulant de chocolate con helado de Baileys.

Todo ello acompañado de un vino de la rioja alavesa fantástico, que nos recomendó el  maître y que como en el resto del hotel, estuvo atento en todo momento a la buena marcha de la velada.

Fue un fin de semana inolvidable, gracias a la calidad y a la esmeradísima atención de este grupo de personas que componen el equipo de este establecimiento.

Fotos tomadas de la web del restaurante

Un sitio encantador. Hotel Hospedería de los Parajes

HOSPEDERÍA DE LOS PARAJES

Mayor 46, 48
LAGUARDIA
ÁLAVA
Teléfono: 944 58 06 20

IMG_0771

Si hay un lugar en donde se multiplican los detalles positivos ¡este es el lugar!

Si hubiese que seguir un curso de atención al cliente, el personal de este hotel sería el mejor ejemplo.

Desde el minuto uno, en la recepción la amabilidad está muy por encima de la media. La profesional que nos atendió no solo nos hizo una recepción correcta, sino que en un momento nos hizo una perfecta descripción turística de los alrededores.

A partir de ahí todos en el hotel se desviven por hacerte la estancia agradable, llenándote el día de múltiples pequeños detalles, anticipándose a tus deseos, es realmente increíble y una grata sorpresa en unos tiempos en los que abunda todo lo contrario.

IMG_0741En cuanto a la decoración es una maravilla todo el hotel. Está construido dentro de la muralla de Laguardia con dieciocho habitaciones diferentes. En el centro tiene un patio con chimenea, zona común muy acogedora donde se puede charlar o pasar un rato tomando un café, sentados en sus cómodos sillones de piel.

Cuentan también con Spa con distintos tratamientos, alguno de ellos basados  en la vinoterapia y masajes personalizados.

IMG_0736Uno de los sitios más originales es el famoso Calado, una gruta excavada en el subsuelo en el siglo XVI para guardar los alimentos y el vino durante todo el año a una temperatura constante y que tienen convertido en un espacio con una pequeña tienda gourmet con vinoteca y mesas para degustar vinos y tapas.

IMG_0742Es un sitio acogedor y muy original con las barricas a modo de mesas altas y numerosas antigüedades como objetos decorativos.
Al llegar al hotel tienen el detalle de invitarte a una copa de vino  para tomarla aquí, una de las noches que dura tu estancia.
Es impresionante pasear a lo largo de la gruta pensando que atraviesa por debajo toda la plaza del pueblo.

De las habitaciones yo recomiendo la 301, es perfecta para una escapada romántica. Posee un jacuzzi decorado con mosaicos dedicados al dios Baco.
La combinación en el resto de la estancia de piedra y madera, los colores cálidos y el original mobiliario la hacen muy acogedora. Quizás lo que se echa en falta es una ducha separada del jacuzzi, que por la mañana resulta poco práctico, pero todo es tan perfecto que lo perdono.

IMG_0715              IMG_0712

El desayuno lo sirven en uno de los dos restaurantes que posee el hotel, llamado Las Duelas, un espacio decorado con barricas y como detalle curioso una parte del suelo de cristal desde donde se puede ver el Calado.
Como en el resto del hotel el personal está pendiente de agradar, con una variedad de platos recién hechos para empezar el día con energía y recorrer la zona, que es preciosa.

Una noche cenamos en el otro restaurante del hotel, más formal Los Parajes, pero este merece una entrada aparte.(enlace)

Sin lugar a dudas este es un sitio al que volveré.