Archivos

Grecia más cerca. Restaurante Milos

MILOS

Calle Francisco Silvela, 30
MADRID
Teléfono: 914 175 705

Hacía tiempo que no probaba la cocina griega, salvo algún guiño en otro tipo de restaurantes, no abundan los específicos dedicados a esta especialidad, tanto como otro tipo de cocinas, que ahora, están más de moda.

Así es que Milos es una buena opción para degustar estos ricos platos.

Es un local amplio, que combina los colores azul y blanco en las paredes y en parte del mobiliario, evocando esas construcciones típicas de Grecia con las paredes encaladas en blanco y los marcos de puertas y ventanas en azul.

Con detalles, como cuadros con reproducciones en relieve de escenas que te transportan a la antigua Grecia, y esculturas o pinturas ,como un Minotauro en el centro de una de las paredes.

Bonita ambientación para una inmersión en esta rica cocina.

Tienen una carta extensa y es ideal para compartir con amigos.

La cocina griega tiene sabores conocidos, compartimos algunos ingredientes, el aceite de oliva, las verduras, el queso, carnes y pescados, que en algunas elaboraciones nos resultan familiares. Claro está, cada país le da su toque peculiar y en Grecia también hay influencias de otros países, por ejemplo de Oriente Medio.

El ambiente es familiar y el personal amable y solícito a las preguntas del cliente.

De entrantes probamos Feta Sousami

Queso feta envuelto en hojaldre griego con miel y semillas de sésamo. Me encantó la mezcla de un queso con tanto sabor, como es el feta, con el dulzor de la miel.

Deliciosas las empanadillas griegas. Tres variedades de las que no sabría elegir cual me gustó más,

Spanakopita (espinacas y feta); Tyropita (quesos griegos); Sousamito (kalamata y tomate) con salsa de yogur

Para los vegetarianos, como plato principal, tienen un par de opciones interesantes. Tomamos Exhohikó Laxanika

Un hojaldre relleno de verduras y queso con salsa pesto, muy rico.

Poseen una parrilla de la que están orgullosos y que tengo que probar más en otra ocasión, Esta vez lo hicimos con la parte destinada al mar.

Souvlaki Garides

Unas brochetas de langostinos, envueltos en bacon, asados con tirokafteri, una crema de feta, con nueces y eneldo

Y con Mavro Giouvetsi

Que consiste en Kritharaki, pasta orzo negra, un tipo de pasta de sémola de trigo con la forma de un grano de arroz, con chipirones a la brasa, es un plato un poco picante, lo que lo hace más interesante, por lo menos para mí.

Y ¿Cómo no? la típica

Mousaka 

Capas de berenjena, patata y carne picada, gratinada con bechamel, exquisita

Y los postres, dónde está mayoritariamente presente el yogurt

Yiaurtopita

Tarta de yogur griego con helado de yogur griego y mermelada, muy rico

Y Yogur griego con nueces y miel, sencillo y exquisito

Por supuesto tienen otros postres sin yogurt, pero a mí me encanta el yogurt griego y es el sitio ideal para tomarlo.

En definitiva, una experiencia para repetir. Me quedó mucho por probar.

Magia con un cochinito. Restaurante Atrio

ATRIO

Plaza San Mateo, 1
CÁCERES
Teléfono: 927 24 29 28

Situado en un precioso edificio en pleno casco histórico de Cáceres, un lugar privilegiado, patrimonio de la humanidad, este tres estrellas Michelín, ofrece un contraste curioso, la tradición que se respira fuera, con unos edificios, en todo el casco antiguo, tan bien conservados, y el interior del restaurante, moderno, amplio, elegante y sencillo, que parece darte una pista de lo que es también la cocina de Toño, esa materia prima tradicional con una técnica innovadora, creando platos absolutamente maravillosos.

Porque en Extremadura no hay nada más tradicional que el cerdo, y es precisamente este, el hilo conductor del menú de Atrio, que está presente en todos sus platos desde el aperitivo hasta el postre, en unas presentaciones, en algunas ocasiones hasta mágicas y con una mezcla de sabores, olores, texturas… una gozada para el paladar. Una degustación que supera un plato al anterior, hasta que llega un momento en que uno se deja llevar y es un disfrute absoluto.

Tuvimos un trato fantástico. Y es que Toño Pérez y José Polo son unos anfitriones perfectos. Su sencillez y calidez son dignas de admiración. Sin un ápice de divismo y eso que su fama transciende fronteras, departen con el comensal, están pendientes en todo momento de la satisfacción del cliente, comentan anécdotas y platos, un encanto, que transmiten a todo el equipo, simpáticos, profesionales y tremendamente amables.

Esta pareja se complementa perfectamente en sala y cocina, siempre he dicho que cuando se comparte vida y afición se nota en el resultado. Soy una romántica, que queréis que os diga, pero ya tengo varias experiencias en este tema y este blog ha dado cuenta de algunas de ellas.

Atrio también posee una joya excepcional, su Bodega, una de las mejores del mundo. Una colección conseguida por José Polo a lo largo de los años.

Nada más llegar al restaurante es lo primero que te enseñan. Ay! Qué pena ser una neófita en la materia. Solo ver su arquitectura ya impacta, no me extraña que algunos la llamen la Capilla Sixtina del vino. En forma circular, muy luminosa, con unas estanterías de madera y un techo precioso, reposan prestigiosas y únicas referencias que conviven con vinos de pequeños viticultores y otros más modestos para el común de los mortales.

Impresiona ver algunas botellas con más de 200 años, cuidadas con tanto primor, con un valor incalculable, muchos de estos vinos forman parte de su extensa carta y se pueden naturalmente disfrutar si el bolsillo lo permite.

Nosotros nos dejamos asesorar por el sumiller, José Luis que como buen profesional supo indicarnos un vino de acuerdo a nuestro presupuesto y gusto.

Fotos bodega cedidas por el restaurante

La sala es grande, y nuestra situación fue inmejorable, ya que estuvimos en un rincón más apartado, en una mesa iluminada naturalmente por un gran ventanal, que da a un patio precioso. Un detalle romántico que hizo la comida más íntima. Están en todo, celebrábamos cumpleaños y no pudo resultar mejor.

Siempre es difícil describir las sensaciones que uno tiene en este tipo de restaurantes.

Voy a tratar de introduciros en este universo, para invitaros a probarlo si tenéis ocasión.

El menú que probamos lo denominan Tiempos de Sol.

Tiene como hilo conductor el cerdo, o como ellos lo denominan “El cochinito feliz” ese que campa libre por la Dehesa comiendo bellotas. Su alimentación y el ejercicio que hace, consiguen que la carne del cerdo ibérico sea tan jugosa y su sabor único.

Así comenzamos con unos snacks para entrar en materia,

Aceituna negra lino y amaranto, Patata con queso de los Ibores, y eneldo en una fina lámina y una Lionesa con panceta ahumada y orégano

El siguiente apartado lo llaman simpáticamente

Cuando nuestro cochinito se va a la playa….

Un delicado bocado de Ventresca de Atún en manteca colorá, una versión distinta de la Gilda, en este caso Gilda de loncheja ibérica, manzana y anguila ahumada

y el más impactante un Crujiente de tapioca, emulsión de salmón y cochifrito en forma de una preciosa mariposa, espectacular, da pena comérsela… y está riquísima.

Con el Jamón, mahonesa y tomate comienza un refrescante paso a la

Merienda del cochinito en la Dehesa…

Tres pequeños manjares comienzan esta tanda. Delicados aperitivos de embutidos.

Salchichón, emulsión de pimiento y crujiente de trigo en una bonita presentación.

Paté, encurtidos y plátano macho

Lomo doblao, una pequeña tostada con tartar de lomo doblado, ese lomo que se hace con ibérico de bellota, limpio de grasa antes de adobarlo y que se llama así porque la pieza se dobla por la mitad antes de embucharla, un sabor extraordinario, lo coronan con unos berros picantes. Imposible describir el sabor de esta delicatesen.

Seguimos con el cochinito y su merienda con la

Empanadilla de taro, manteca y comino, un cásico guiso de Extremadura envuelto en taro, un tubérculo parecido a la patata originario de Asia.

A estas alturas ya el disfrute es máximo y miras al equipo con complicidad y te anuncia que aquello no va a bajar de nivel sino todo lo contrario.

Uno de mis platos favoritos de la cocina italiana es el Vitelo Tonnato. Aquí hacen una versión increíble, el Porco Tonato, con alcaparras fritas y pimienta negra

Un atractivo homenaje al bocata de calamares, Bollo de tinta, con calamar y guiso de oreja, una mezcla mar y montaña que se repite a lo largo del menú, por ejemplo, con el siguiente Torreznos, vieiras con cítricos y suero de cebolletas

El primero para chuparte literalmente los dedos, ya que no se utiliza ningún cubierto como en muchas de las elaboraciones. Y el segundo una mezcla delicada, una exquisitez

¿Puede mezclarse un producto tan modesto como la papada de cerdo con algo tan sofisticado como el caviar?

Pues Toño se atreve y consigue un regalo para el paladar con su

Flan de papada y caviar

Y pasamos al Cochinito tradicional…

En una cuchara, un sutil

Lagarto ibérico en esferas con garam masala y espuma de coco, toque indio también en esta carta.

Seguimos con Carbonara con raíz de apio, lomo ahumado y yema de huevo

Espectacular la Careta de cerdo, cigala y jugo cremoso de ave, volviendo a la mezcla mar y montaña, un clásico en la casa y no me extraña que lo sigan manteniendo porque es imprescindible.

Más reconocible y contundente, no por ello menos rico la

 Presa con costra de semillas y puré de patatas, que remató la parte salada del festín.

Y cómo no!! Teníamos que llegar al Cochinito goloso…

¡Ay! Que gozada,

Empezamos con Jamón y queso, bizcocho de té matcha y membrillo, en una ya habitual imaginativa presentación con jamón y queso en forma de cerdito. El plato combina a la perfección otro producto estrella de la tierra, la torta del casar, sabor intenso en unas delicadas esferas y en helado, con el dulce de membrillo, bizcochos de té matcha y para refrescar unos cubitos de manzana. Es indescriptible.

No podía faltar el chocolate

Chocolate ibérico, con café y jamón rancio.

Sabores que se funden, el dulce del ganaché de chocolate, el amargo del helado de café, el toque que le da el pequeño bizcocho de aceite de oliva, el detalle del papel de oro… y os preguntareis ¿Dónde está aquí el cerdito? Pues en la sustitución de la manteca de cacao por la de jamón que le da ese punto rancio diferente. Magistral.

Otro detalle precioso es La cereza que no es cereza, un trampantojo de gelatina de cereza, el rabito de chocolate y los huesitos también de chocolate, un primor.

Y para terminar,

Si ya se acaba… que pena,

Golosinas y que viene el coco

Un despliegue en mesa de eso golosinas, bocaditos, trufas, pequeños bizcochos, delicados macarons y unas galletas de coco presentadas en un bonito árbol. Todo absolutamente perfecto.

Además, como estábamos de celebración con una perfectamente orquestada discreción tuvieron un detalle de felicitación.

Una comida inolvidable.

Disfrutando la cocina libanesa. Restaurante Antuanet

ANTUANET

Calle de Augusto Figueroa, 21
MADRID
Teléfono: 610 49 06 04

Últimamente paseando por Chueca encuentro nuevas aperturas de restaurantes. Es un barrio en constante movimiento y la que otrora fuera la calle de las zapaterías, Augusto Figueroa, se está convirtiendo, como el resto del barrio, en zona gourmet. Es el caso de Antuanet, abierto hace un par de meses, ya se vislumbra como todo un referente de la cocina libanesa en Madrid.

Esta cocina está considerada una de las más saludables del mundo por la abundancia de granos integrales, frutas y verduras, legumbres y el consumo de grasas animales con moderación. Aquí la mezclan con la gastronomía árabe, dándole una vuelta a las presentaciones y un toque personal, como algún guiño a la cocina siria, por ejemplo.

La tradición libanesa, como en la mayor parte de los países mediterráneos, está muy relacionada con la comida, nexo de unión de amigos y familia, celebraciones en torno a una mesa.

Por ello muchos platos son ideales para compartir y probar distintas elaboraciones. Yo os recomiendo aprovechéis para ir con amigos. Aunque el local también invita a una cena más íntima.

Su original decoración. Telas colgando del techo arropando originales lámparas, espejos en las paredes, suelos de madera, sillas forradas, mesas negras desnudas y esas paredes de papel pintado, conforman un espacio singular que te atrapa desde que entras por la puerta con su preciosa lámpara junto a la barra.

Otra de las cosas que te conquistan desde el primer minuto es la simpatía y amabilidad de todo el equipo. Mención especial a Rainer y Luz, aunque no quiero olvidarme del resto, que, sin lugar a dudas, están pendientes en todo momento del cliente y de explicar todas y cada una de las elaboraciones que van poniendo en la mesa.

Hay infinidad de platillos deliciosos y maneras de combinarlos. Así puedes repetir y siempre probar algo distinto en cada visita.

Nosotros empezamos con unas originales margaritas, acompañando a un aperitivo compuesto de unas aceitunas de Kalamata, que me encantan y Labne, una crema de yogurt de vaca, pepino, hierbabuena y aceite de oliva virgen con un riquísimo pan libanés. Este es un comienzo que ya te augura de que va a ir el resto de la comida.

Como no podía ser de otra manera, al hummus tradicional que puedes pedir, han añadido dos variaciones más en carta, el hummus pesto y el hummus con  trufa que es el que probamos, un toque delicioso que da al plato la trufa negra.

El surtido de mezzes frios, te da opción a conocer más los sabores de esta cocina y probar más platos.

Aquí es difícil elegir cual gusta más, porque la verdad es que es un disfrute cada uno de ellos.

El Tajín mutabal,

Mutabal tradicional con remolacha y aceite de oliva virgen extra

Baba ganouj

Berenjenas asadas, tomate, pepino, pimiento verde y rojo, cebolla morada, nueces, granada con aceite de oliva virgen extra, limón y vinagreta de melaza de granada, ¡casi nada!  Como para no estar bueno.

Mutabal

Crema de berenjenas asadas con tahina, (una pasta elaborada a partir de semillas de sésamo) ajo, yogurt natural granada y aceite de oliva virgen

Hummus tradicional

No por clásico menos rico, aunque más conocido. Crema de garbanzos con tahina limón y aceite de oliva virgen

Muhammara

Crema de pimientos, cebolla, nueces, melaza de granada y aceite de oliva extra.

Esta gastronomía es ideal para vegetarianos por la cantidad de vegetales que utiliza.

Otra de las características como podéis ver por las fotos es el gran colorido de sus platos, que la hacen muy apetecible a la vista.

Para seguir probando, optamos también por una pequeña variedad de Mezzes calientes

Falafel

Masa de garbanzos con ajo y cilantro, deliciosos

 Kibbe

Una masa de carne picada y bulgur, (un preparado de trigo cuya apariencia es similar al arroz y que se obtiene tras la cocción y el posterior secado de los granos de trigo enteros, posteriormente machacados) rellena de carne picada con cebolla y piñones.

No lo había probado nunca y va a ser uno de mis fijos cuando vuelva, que volveré, seguro.

Rakayek

Hojaldre de baklava relleno de queso con sésamo, suave y muy rico también.

Todo ello acompañado con salsa de yogur, tahina y mermelada de tomate.

Tienen un Surtido de Parrilla que puedes mezclar a tu elección. 4 brochetas que acompañan de salsa de ajo, arroz basmati y patatas en gajos.

Pueden ser de ternera a la parrilla, de pechuga de pollo, de una combinación de carne picada de cordero y ternera con piñones o con pistachos o verduras, todas ellas deliciosas.

¡Y los postres, ay!  los postres,

Puedes elegir el famoso Baklava, esos pastelitos tradicionales, elaborados con una pasta de frutos secos, pistachos o nueces trituradas y canela envueltos en una masa filo y regado con almíbar, o miel, dulce, dulce y delicioso.

Sin duda el que para mí es la estrella que no os podéis perder es Kunafa con queso, tradicional de Alepo está elaborado con queso pistachos y fideos crujientes. Lo traen recién hecho a la mesa y es absolutamente exquisito, una maravilla.

No podía faltar como remate de una cena fantástica, un té, con un coqueto servicio y acompañado de unas pastas, es el clima perfecto para una sobremesa tranquila.

Tuvieron el detalle de invitarnos a unos licores, muy bien presentados también. Consiguen que el tiempo se pase volando. Un sitio ideal para compartir confidencias, experiencias y charlas con familia o amigos.

De sabores, música y leyendas. Restaurante Araia

ARAIA

Calle Murillo 3.
MADRID
Teléfono: 648 09 27 56

Bajo el paraguas de un recuerdo, una leyenda… la de Araia, una isla perdida en un terremoto, que acabó con una cultura hedonista, rica en mezclas, y armonía, nace este proyecto de la mano de Pedro Aijon y Carlos López Martín, que quiere ser eso, una isla de sabores, texturas, sonidos y un ambiente diferente.

A Pedro ya le conocía de un proyecto anterior. El tándem que hacen los dos junto con el chef Artiom Berdnykov y un encantador equipo, augura un buen futuro.

Nada más entrar en el local, impacta su decoración. Las paredes como bloques de cemento o piedra, con esas originales mesas metálicas simulando islas, mesas altas, cómodas para charlar y disfrutar de la comida, bebida y la sobremesa.

Los centros de flores secas, el barro en los portacubiertos, el esparto en los bajoplatos, la madera en las bandejas, una vajilla muy cuidada y variada. No falta un detalle, se ve que lo han hecho con mimo. Preciosos los apliques en la pared con una vela. La luz indirecta y tenue y las telas colgadas en el techo lo hacen más acogedor.

Todo aquí es distinto y como no ¡la comida!. Una carta ideada para compartir, con producto de proximidad absolutamente reconocible, con sabores diferentes. Mediterráneo en sus distintas mezclas.

Los domingos en lo que llaman Baazar amenizan las tardes con música creada por diferentes Dj’s con el objetivo de viajar por diferentes ritmos y sonidos, mientras disfrutas de la comida o la bebida, porque también tienen una carta de cocteles o brebajes como aquí se denominan.

Su carta la dividen en Cosecha, Bahía, Pastos, Temporales y Postres

Empezamos con un hummus de pimiento como aperitivo

De Cosecha probamos las Patatas al tomillo con mayonesa de Kalamata y albahaca,

Crujientes por fuera y tiernas por dentro con un toque fantástico en la piel que las hace deliciosas y esa mayonesa, me encantan las aceitunas de Kalamata, una variedad griega y el sabor que le da a la salsa es maravilloso.

Y también el  Carpaccio de remolacha asada, burrata, cebolla encurtida y pesto de semillas de calabaza

Muy acertado el juego de los distintos ingredientes en este plato una mezcla muy rica.

De Bahia el Rape en adobo de Zumaque con salsa de aguacates ahumados

Rescatan una receta clásica, la del rape alangostado, solo que aquí  en vez de hacerlo con pimentón lo hacen con zumaque una especia acida de sabor que se emplea mucho en la cocina árabe. Está delicioso.

De Pastos pedimos el Lomo bajo de ternera con mantequilla ahumada y pimientos confitados, una imagen vale más que mil palabras, y creo que la foto ya intuye como estaba el plato.

El postre también fue algo distinto que no había probado nunca y me sorprendió gratamente.

Pasta filo rellena de amapola y pasas con helado de miel de la Alpujarra, un sabor que no te deja indiferente

Lo regamos con una recomendación de Pedro un tinto Microcósmico de Bodegas Frontonio. Uva garnacha cultivada de forma sostenible, con procedimientos artesanos y poca producción, un vino diferente que combinó perfectamente con toda la cena.   

En definitiva, un sitio al que sin duda volveré. Ya somos Araianos convencidos y seguro que llevaremos a descubrir esta isla a amigos y conocidos.                               

Un imprescindible en Chueca. Restaurante Diurno

DIURNO

Calle de San Marcos, 37
MADRID
Teléfono: 915 22 00 09

Hacía tiempo que no iba a Diurno. Madrid tiene tanta oferta que, aunque te guste un restaurante, cuesta repetir frecuentemente. Hace años hice una reseña en este blog y creo que merece una nueva mención, dado que sigue siendo un sitio de referencia en la zona.

Fue uno de los videoclubs más activos de Madrid en su día. Y de aquel tiempo conservan como buenos amantes del cine que son, una impresionante estantería llena de títulos.

De los primeros locales en Madrid que abrieron de la mañana a la noche. Lo mismo te puedes tomar un brunch, un almuerzo rápido, un café o cenar más formalmente y tomar una copa, en un ambiente cosmopolita con la mezcla que da uno de los barrios más emblemáticos, Chueca, que se ha ido consolidando año tras año.

Su decoración con tres ambientes, grandes ventanales en una esquina privilegiada, moderna a la vez que elegante con unas mesas cubiertas de mantel mezcladas con otras desnudas, alguna redonda y otras con banco corrido. Nada está dejado al azar, todo concuerda y admite así distintos disfrutes, en pareja, con amigos, comida de trabajo o al salir de él…

Salpicado de plantas y con luces indirectas completan un acogedor conjunto.

En cuanto a su cocina, como ellos mismos se definen es una base española con toques de otros lugares, eso sí, a su manera. Tienen muchos platos para compartir y es perfecto también para esas cenas informales con amigos.

Esta vez quisimos compartir y mezclar. Así probamos unas ‘‘Gyozas de pato y verduras con salsa dulce de chiles”, cada vez me gustan más las Gyozas, las voy probando en distintas versiones, y en esta ocasión están muy ricas.

Delicioso este Tiradito de gambón rojo con aceite de lima, mayonesa chipotle y pamplinas

Este es mejor que no lo compartáis mucho, yo me lo comería en dos bocados está exquisito.

Super original el Crujiente de nachos a nuestro estilo con salsa de queso, pollo, pico de gallo y crema agria. Un estilo propio al presentar los nachos caseros en capas superpuestas y dejando el relleno entre ellas, de manera que al romperlo la salsa se mezcla perfectamente. Muy recomendables.

Mezcla sugerente la presa y el gambón en estas Albondigas de presa ibérica y gambón rojo con salsa de curry rojo sobre arroz jazmín

Y por supuesto hay que dejar sitio para los postres

No sabría cual me gustó más. Si los probé los tres. Ya he dicho que la intención era compartir.

Milhojas crujiente con mousse de yogur griego y frambuesas. Se quedó corto de frambuesas, me habría comido mil.

Tarta de queso al horno con coulis de frutos rojos, muy rica.

Y el postre que si está bien hecho no falla nunca y en este caso lo está,

Flan de la abuela, crujiente de almendra y coulis de chocolate y fresas

La atención del personal muy cálida. Simpáticas y atentas a cualquier detalle.

En definitiva, un sitio para repetir.

Es puro sabor. Restaurante Chola Gastro

CHOLA GASTRO

Avinguda d’alacant 13,
XABIA JÁVEA, ALICANTE
Teléfono: 665 57 94 77

Chola es el nombre que se le da a las mujeres mestizas en Ecuador, portadoras de cultura, de historia, símbolo de la mujer campesina y conservadora de sus tradiciones.

Yhoana y Cynthia Gavilanes, nacidas en este país, llamaron así a su restaurante en homenaje a estas mujeres trabajadoras, que en algunos sitios como en Cuenca (Ecuador) “La chola cuencana”, existe una fundación que se encarga de impulsar varias obras sociales en las comunidades rurales, y mantener viva una economía también basada en la artesanía y la confección de esos bonitos trajes tradicionales que nos llaman tanto la atención.

Situado en el casco antiguo de Jávea, el restaurante tiene un patio interior lleno de vegetación muy coqueto y que está tan cotizado que es difícil encontrar mesa.

La sala del restaurante es una opción que también se agradece en los días muy calurosos.

Con una decoración rústica, paredes blancas o con piedra vista, suelo de cerámica, mesas de madera, desnudas con un sencillo mantel individual y una preciosa vajilla, lo hacen más acogedor.

Algunos detalles salpican el local, consiguiendo pequeños originales rincones. Un teléfono antiguo de madera, una pared con máscaras, que se han traído las dueñas, recuerdos de sus viajes, (afición que comparto) alguna antigua estantería…,

Pero lo más impactante, es el pequeño reservado, donde una impresionante mesa de marquetería llena el espacio consiguiendo hacer un rincón muy especial. Lástima que éramos solo dos, pero es muy recomendable para una pequeña celebración.

Y lo mejor, la comida, Fusiona en su carta platos de distintos lugares, Asía y Latinoamérica principalmente, perfectamente ejecutados. Es puro sabor.

El poder combinar en un mismo restaurante la cocina de varios lugares y que sea armónico es una maestría, sin duda.

Nada como romper el hielo con un coctel. Un riquísimo Pisco Sour, uno de los múltiples cocteles que tienen.

Tienen un apartado cuyo protagonista es el atún.

Probamos el Tiradito apaltado, akami, palta, crema de ají amarillo y mango

El atún, como el resto de pescados grandes, se filetea en varias partes, y en algunos países al lomo se le llama akami, es ideal para hacer el tiradito, aquí la palta o aguacate suaviza la acidez del plato. Es un plato extraordinario al que ni le falta ni le sobra nada.

En este apartado del atún también probamos
Nem vietnamita, Roll de Atún rojo, vegetales y salsa exótica.

Para comer con las manos, envuelto en una hoja de lechuga me pareció más refrescante que otros que he probado envueltos en pasta brie.

Uno de los que más me gustó fue la Causa de pulpo y calamar
La causa es un plato típico muy extendido y conocido en la gastronomía peruana.

Este a base de pulpo, yema y palta tatemados, calamar, papa violeta y leche de tigre al olivo, está delicioso.

La yema y la palta o aguacate están asados ligeramente (tatemados) y le dan un toque muy especial.

Deliciosos los Dumplings Munbai, unas Gyozas crujientes de cordero curry mongoles y hierbas frescas, impresionante como los anteriores.

Sin bajar la guardia otro de mis preferidos el Gua bao Yakiniku,

Pan al vapor, presa ibérica y la salsa barbacoa japonesa Yakiniku. Me encanta el pan bao y en Chola tienen una ternura y suavidad increíbles, además de una bonita presentación.

Siguiendo con los platos asiáticos nos atrevimos con el Magret de pato pekín

Un Tataki de Magret semicurado con especias asiáticas. A estas alturas ya se puede decir que todo lo que hacen lo bordan. Y me quedan muchos platos por probar.

Los postres no se quedan atrás.

La Torrija Brioche, que aporta un sabor dulce que se agradece después de los toques ácidos y picantes de sus platos.

O los Mochis Chessecake, suaves pastelitos de queso acompañados de un refrescante helado.

Tanto me gustó la experiencia que pude repetir y seguiré repitiendo siempre que esté en Jávea.

La atención por parte de todo el equipo muy cálida.

Amarrado a la buena cocina. Restaurante Noray

NORAY

Avenida Marina Española 1
JÁVEA ALICANTE
Teléfono: 96 579 2912

Situado en un lugar privilegiado en el Puerto de Jávea, con su terraza mirando al mar, es uno de esos sitios, en donde te gustaría que se detuviese el tiempo mientras cenas y disfrutas de la brisa.

En dos alturas, dos grandes salas, posee además una terraza exterior en el paseo y una terraza acristalada en el piso superior con vistas al mar.

La parte inferior, dedicada a desayunos, copas, vermuts, comidas y cenas más informales y en la superior una oferta gastronómica más seria.

Abierto desde el 2012, voy todos los años en verano. En alguna ocasión más de una vez.

Foto cedida por el restaurante

“Noray” en el ámbito de la náutica es una especie de bolardo que emplean los marinos para asegurar las amarras de cualquier tipo de embarcación, así yo me amarro durante el invierno al recuerdo de todos los buenos ratos que he pasado aquí.

Ha tenido muchos cambios desde entonces, tanto en su decoración, ahora más acorde con la moda, sin manteles, que, aunque he de decir que no me gusta demasiado, aquí han conseguido conservar la elegancia y calidez y el detalle de poner un posa cubiertos, para no dejarlos encima de la mesa desnuda y un platito para el pan ayuda.

Bonitos también los centros de mesa, un toque marinero en la representación de una estrella de mar.

Con los años ha mejorado, como los buenos vinos. Y he encontrado este año sobre todo, un cambio en la sala muy a destacar por la calidez en la atención y profesionalidad. Al frente Natalia, en la dirección, encargada también del asesoramiento en la carta de vinos como buena sumiller que es. Va un paso más allá, descubriéndome joyas de la zona que no conocía, y que me encanta probar cada verano.

Taras y Carolina, hacen el resto en la sala superior, poniendo mucho cariño en el trato al cliente.

Su oferta gastronómica se basa en el producto de mercado, sobre todo de la Lonja que tienen al lado, con una muy buena materia prima. Es por eso que siempre tienen algo fuera de carta.

Arroces, pescados, carnes, mariscos todo de primera calidad.

Hace un tiempo incorporaron La Brasa a su oferta y yo desde entonces no pido otra cosa. Pedro Martínez al frente de la cocina y la parrilla es el artífice de unos platos correctos que no defraudan.

Existe la salsa para mojar pan y el pan para disfrutar sin más, y es lo que yo hago como comienzo de una comida, y es que aquí el Pan de cristal está exquisito y es perfecto mientras esperas los platos.

Fuera de carta este año nos ofrecieron unas Zamburiñas, muy ricas.

Y unos Boquerones con un aliño y un punto maravilloso

Sus `pescados a la brasa son extraordinarios, y los acompañan de unas verduritas al punto muy ricas también

El Salmón, el Atún, el filete de Corvina correctos todos ellos.

El Lomo de Bacalao extraordinario de textura, punto, y el sabor fantástico que le da el fuego.

Y una de las joyas de la brasa es La lubina, absolutamente deliciosa. Acompañada también de unas verduras al punto.

No se quedan atrás en los postres.

Torrija quemada y helado de leche merengada, ¡que combinación! casera y muy rica

Tarta de queso pasiego al horno con helado de caramelo salado, una delicia

Tarta caliente de manzana y helado de vainilla,  ¡increíble!

Hay que esperar 20 minutos, pero merece la pena, además Natalia tuvo el detalle de invitarnos con la tarta a probar una copa de vino Dolç Les Freses, un vino dulce que ha sido mi descubrimiento de este año, esplendido moscatel de vendimia tardía. La uva la recogen manualmente cuando se ha pasificado en la planta, cuando el azúcar está en el momento justo, por eso tiene un sabor especial, nada empalagoso con un cierto grado de acidez.

Otro de mis descubrimientos este año y que también acompañó a la cena fue Tahúlla un blanco moscatel elaborado artesanalmente por una pareja de viticultores de Benitatxel ,Aida y Luis. Un vino muy rico, fresco, aromático. Me gustan mucho los vinos de esta zona. Y sumillers como Natalia suelen recomendar bodegas poco conocidas que esconden grandes caldos.

En definitiva, un sitio de los que no me canso y que seguiré disfrutando. Me faltan muchas cosas por probar. Es altamente recomendable.

Transgresor, vivaz y exquisito. Restaurante La Nobia

LA NOBIA

Calle del Salitre, 45
MADRID
Teléfono: 910 01 59 67

Para los que no conozcáis Madrid, Lavapiés es un barrio en pleno centro de la ciudad, que acoge a personas de distintas culturas. Es por ello, que está lleno de locales, tanto tradicionales, castizos de toda la vida, como otros procedentes de ciudadanos de otros países, que han puesto sus negocios aquí, convirtiéndolo en una mezcla maravillosa en constante movimiento. Puedes encontrar centros culturales como Tabacalera y La Casa Encendida donde continuamente se organizan exposiciones y otros eventos.

O visitar su vecino Museo Reina Sofía. Y como no, una amplia y diversa oferta gastronómica.

Una muestra de esa diversidad es La Nobia.

Cuando entras en el restaurante, no te deja indiferente. Su decoración impacta. En un local con paredes de ladrillo visto, destacan las obras de Ze Carrión, sobre todo el impresionante mural al lado de la cocina, una novia muy especial y absolutamente fantástica.

Zesar Carrión, que decora con sus obras el restaurante, es licenciado en Bellas Artes y docente de Artes Plásticas, está en el punto intermedio entre el graffiti y el arte urbano, con materiales y formas típicas del graffiti pero con un concepto pictórico más academicista. Ya colaboró en otro restaurante precursor de este, Juan Raro, en la misma zona y del que seguro que os hablaré en este blog.

El resto de la decoración sigue una estética con detalles vintage y lo que me llamó mucho la atención son sus preciosas sillas tapizadas, tanto, que investigando un poquito, he visto que son de una restauradora de la zona, Sra Wood, dedicada al reciclaje, y reparación de muebles antiguos. Me encantaron, además son muy cómodas para una sobremesa.

En cuanto a la oferta gastronómica, ellos se definen como una Castizo Taberna, aunque yo diría que hay algo más. Es una cocina trabajada con sabores reconocidos y toques innovadores.

Uno de sus entrantes

Pez limón con leche de tigre Nikkei, manzana verde, cancha y cebolla, un tiradito típicamente peruano muy suave, refrescante para estos tiempos tan calurosos.

Otros de los fijos es el Puerro asado con mojo, bacalao ahumado, piñones y aceituna.

El puerro es un plato que ya en muchos restaurantes lo ponen en muy diversas elaboraciones. Aquí el bacalao fresquito da una tregua al picante del mojo.

Fuera de carta siempre sorprenden con algo, por ejemplo, este Brioche de Changurro, un bocado jugoso y muy rico.

O los extraordinarios

Garbanzos con tinta de calamar y cocochas, un plato realmente delicioso.

Como platos un poco más fuertes el Bonito con jugo de maíz tostado y puré de cuitlacoche, impresionante, en su justo punto, muy original el jugo de maíz y el mejicano cuitlacoche.

Otro de los imprescindibles es el Cordero meloso en su jugo con miel y berenjena a la llama, muy, pero que muy recomendable. Limpio, tierno, se deshace en boca un plato redondo.

No podían bajar de nivel en los postres,

Una muy rica Tarta de queso

Y una Esponja de chocolate con crema de chai y jengibre, ¡increíble!

Destacar también la atención de todo el equipo. Con un trato cálido y profesional.

Uno para tener fijo en la agenda.

Vivirlo y compartirlo. Restaurante Sargo

SARGO

Calle del General Díaz Porlier, 57
MADRID
Teléfono: 910 10 66 57

Sargo es uno de esos restaurantes que valen para diversos acontecimientos, lo mismo puedes disfrutar de una comida con amigos, una celebración en familia o una cena romántica. Porque Sargo es polivalente y es capaz de adaptarse a tu evento particular, incluidos algunos más numerosos, puesto que se compone de cuatro estancias bien diferenciadas, pero que en caso necesario se pueden unir entre sí.

Una barra que te da la bienvenida, para tapear o tomar un coctel más informal. La salas divididas por tres ambientes y dos alturas que le dan al local un tono más acogedor y una terraza cubierta también muy coqueta para comer en el exterior.

Fotos de la web del restaurante

Con una decoración que combina los colores alegres y más frescos del piso más bajo y el aire más formal cuando subes unos pequeños escalones que dan lugar a dos salas más. En todo el local destacan el gran número de plantas repartidas por los rincones y dividiendo espacios, detalle que impresiona y le aporta junto a la madera y sus tonos blancos y azules ese aire relajado que invita a una sobremesa tranquila.

Este buen ambiente también ayuda a crearlo su personal, atento y cálido pendiente de la satisfacción del cliente en todo momento.

Su cocina mediterránea de mercado como ellos mismos la definen, con un punto original tanto en la preparación como en la presentación, en algunos casos espectacular como es por ejemplo el cabracho frito.

Para empezar compartimos unas Croquetas melosas, interesante que te pongan 4 unidades de jamón ibérico y 4 de langostinos. A mí me encantan las dos y así no tienes que pedir dos raciones para probarlas.

Mención aparte merece el  Chipirón de potera y pisto de ají amarillo, original el toque que le da el ají.

Tienen una oferta estupenda tanto en carnes como en pescados. Nosotros optamos por estos últimos.

Un tradicional Bacalao Islandia con mermelada de ajo tostado y pimiento de piquillo, en su justo punto, jugoso y delicioso. Bueno para muestra la foto. No digo más.

Y del tradicional Bacalao, igual de impresionante el toque japonés con el Tataki de atún rojo Balfegó,  ahumado al sarmiento con romescu japonés y piñones

Correcto el Canelón de Txangurro napado con bechamel de langostinos, para mi gusto quizás el más flojito. Posiblemente porque el resto estuvo a más altura.

Y la estrella que no os podéis perder por su originalidad y su espectacular presentación es el

Cabracho frito con ensalada y nuestra salsa tártara

Lo sirven entero y para comer con las manos. Si, si con las manos. Te proporcionan unos guantes por aquello de no guarrearte demasiado, aunque a mí la verdad comer con las manos en algunas ocasiones me parece delicioso. Aunque lo acompañan de salsa, solo está exquisito.

Es un clásico su Tarta casera de queso fundente maravillosa.

Y volviendo a los toques asiáticos, unas originales Gyozas de manzana con helado de manzana verde y vainilla, postre refrescante que combina a la perfección con la tarta de queso si se comparten ambos platos.

En definitiva un sitio de los que hay que tener en la agenda.

El lujo de los sabores castizos. Restaurante Casa Lobo

CASA LOBO

Calle de Echegaray, 8
MADRID
Teléfono: 913 60 00 01

Está de moda la cocina tradicional entre tantas ofertas de fusión y cocinas internacionales. La vuelta al origen, al puchero. Es curioso que en un entorno tan aparentemente cosmopolita como es el Gran Hotel Inglés hayan reservado su espacio gastronómico a recuperar los platos más castizos de ese Madrid del siglo XIX.

Toman el nombre de una vieja leyenda. La actual calle Echegaray se llamó calle del lobo.

Al parecer en el siglo XVII existió un taxidermista que, en la entrada del local, exhibía un lobo disecado de modo que diese un poco de miedo a los niños del barrio. La leyenda dice que un niño se peleó con el lobo para presumir con sus amigos y lo destrozó. El taxidermista, muy enfadado, lo hirió de muerte, pero la Virgen hizo un milagro y lo salvó. Eso sí, el lobo ya destrozado, no pudo dar nunca más miedo a los paseantes del lugar.

Con este curioso suceso, Casa Lobo aprovecha para inundar su local de referencias a este hermoso animal, y tanto en paredes, cuadros y vajillas está presente su imagen.

Con una decoración elegante, a tono con el Hotel, dando un aire más moderno la cocina vista o las mesas desnudas. Materiales nobles como el cuero o la madera y el detalle de las botellas de vino en la mesa a modo de pequeña lamparita, dan un toque especial al local.

El ambiente por tanto es elegante y el trato cercano.

Su cocina basada en las antiguas casas de comidas, dándole una vuelta actual sin olvidar su esencia, recuperando recetas del Madrid del siglo XIX.

Mientras esperábamos nos obsequiaron con un delicioso aperitivo. Unos bocaditos de steak tartar

Empezamos probando dos de sus platos emblemáticos.

El muy original “Cochifrito de orejitas de lechón al aliño de miel y chorizo picante”. Delicioso, crujiente a la vez que meloso, y si le quieres dar un toque más moderno, como lo sirven sobre una hoja de lechuga, se puede comer a modo de Sam y le da un frescor añadido.

Y como no, algo tan castizo como los Soldaditos de Pavía, un aperitivo típicamente madrileño a base de bacalao rebozado acompañado de pimiento rojo, exquisito, en su justo punto.

Otro de sus clásicos es la Pepitoria de pollo de corral al estilo tradicional, una receta que ya aparece en recetarios del siglo XVI o nombradas en sus obras por Cervantes, Góngora o Quevedo entre otros. Un plato típico de tabernas, retomado con maestría por el chef.

Muy rica la Pluma ibérica con especias morunas y piquillo confitados

Y en pescados, el que nunca falla Lenguado al estilo Meunière con mantequilla tostada y alcaparras

Y cómo siempre digo, en los postres es donde el restaurante se la juega, ya que el comensal suele llegar ya un poco lleno y es ahí donde se nota el nivel de la cocina.

En esta ocasión no defraudan.

Increíble el Arroz con leche y estofado de arándanos. Altamente recomendable, ese giro maravilloso que le dan con el estofado de arándanos.

Una vuelta a la tierna infancia con sus Natillas nostálgicas del Gran Hotel Inglés

Y la elegancia y sutileza de presentación de los Buñuelos “Rocher”, la versión tibia del famoso bombón. Impresionantes.

Un sitio para disfrutar de una comida tranquila en familia, pareja o amigos,  en un entorno elegante y sin prisas.