Archivos

El toque oriental de un gaditano. Restaurante Bache

BACHE

Calle Rodríguez San Pedro 2
MADRID
Teléfono:  91 828 95 88

 

IMG_1741

Los Baches, tradicionalmente en Cádiz, eran pequeños locales de categoría inferior al bar ubicados normalmente en barrios humildes donde se servían vinos y alguna tapa modesta o incluso la tapa la ponía el cliente procedente de algún mercado de la zona.

 

Este es el nombre, que el chef televisivo Ale Alcántara, ha puesto a su restaurante probablemente en homenaje a su ciudad natal.

 

Había oído hablar de él y tenía ganas de probarlo y la verdad es que ha sido una experiencia satisfactoria.

 

IMG_1715 2

En su decoración, ese guiño a las tabernas de Cádiz se nota en ciertos detalles como los cubiertos con el mango de plástico, puestos adrede junto a los platos de duralex en combinación perfecta con una vajilla más moderna y cubertería dorada en los postres.

Así también es su cocina, mezcla de tradición gaditana con toques de fusión orientales. Las técnicas más actuales aprendidas por el chef en su dilatada carrera en famosos fogones, como los de Kabuki o Berasategui entre otros, combinadas con el puchero de la abuela.

Por eso en su oferta gastronómica puedes encontrar desde un bao, una gyosa, hasta una croqueta.

Su carta está pensada para poder compartir o bien porque vas con amigos o para poder probar más platos.

Como muestra de esta fusión, gaditana-coreana  su famoso Saam de Ortiguillas, alga wakame cebolleta, aceituna de Kalamata, original y muy rica.

 

IMG_1714

 

Delicioso el Sandwich japo-cubano ”botella, ron, tabaco habano”. Un pan bao que cada vez me gusta más con cerdo asado desmigado, cilantro, alga wakame y una rica salsa.

 

img_1716-3.jpg

Con los segundos no baja la emoción:

Un Lomo de Caballa braseado con piriñaca, quinoa y salsa ponzu, fuera de carta de sabor espectacular.

 

IMG_1718

 

Y un Curry Thai de Raya, leche de coco, lemon grass, chiles, y majao de cacahuetes, exquisito

 

IMG_1719 2

 

Para terminar, los postres de 10

 

IMG_1726 2

 

Un Tres chocolates tres texturas, no se puede decir más

 

IMG_1723 2

 

Y su increíble Payoyo cake, hecho con un queso mezcla de cabra payoya y oveja merina  típico de Villaluenga del Rosario y la Sierra de Grazalema, con frutos rojos y una base de galleta. Sublime.

 

 

Todo esto en un ambiente relajado en su comedor de la planta superior, cuya decoración como la del resto del local es luminosa, sencilla, moderna, mesas de madera blanca desnudas, con el detalle del medio mantel individual para posar los cubiertos y el pan, algo que agradezco personalmente en este tipo de restaurantes sin mantel.

IMG_17112

 

Las sillas de dos colores aportando ese toque informal sin pretensiones y el detalle de una estantería, según subes la escalera, con un batiburrillo, mezcla librería botellero, y exposición de recuerdos fotográficos y aficiones le dan un aire casero y desenfadado que sigue también la atención de sus camareros, sin por ello perder un ápice de profesionalidad.

En definitiva ese cuidado descuido que le da un encanto especial.

Sin duda un lugar para repetir.

 

Es tiempo de Setas. Restaurante Bosque

BOSQUEcerrado

Recoletos, 6.
MADRID
Teléfono: 686 496 971 / 91 069 40 07

 

 

ROTULO

 

 

El otoño es tiempo de setas. Así, ha sido todo un descubrimiento encontrar este restaurante, que ha abierto hace unos meses, especializado en este manjar.

 

 

Llama la atención, nada más entrar, el espectacular jardín vertical, detalle que te adentra en ese mundo natural que su cocina quiere transmitir.

 

JARDÍN VERTICAL

 

Con una elegante decoración, tonos neutros, alusiones al bosque en los estampados de las mantelerías y en las paredes, invita a la relajación y la cena tranquila.

 

 

Su cocina especializada en el mundo micológico tiene una variedad de platos con algunas propuestas más novedosas.

Nos recibieron con un aperitivo de Ajoblanco con melón y seta de cardo, introduciéndonos así  ya en el mundo de las setas,

 

APERITIVO

 

De la carta especializada, nos decantamos por el Escabeche de setas de cardo, delicioso. Al parecer este plato es un homenaje del chef al que fuera su mentor, el desaparecido Santi Santamaría todo un experto en los escabeches vegetales.

 

IMG_1664

 

Ellos dicen que sus productos pasan directamente de la huerta al plato y es así, porque además poseen un huerto urbano en el propio restaurante de donde se surten.

Así su cocina se podría condensar en un concepto de comida tradicional, con el toque moderno de su chef, el colombiano Diego Jacobo, que aporta además de su creatividad y experiencia, guiños a su tierra natal y el respeto a la naturaleza con un producto orgánico y de calidad. Carnes y pescados frescos tratados con mimo y a los que no les falta ese mundo vegetal como acompañamiento.

Como segundos optamos por  un Bacalao con trompetas, exquisito. La trompeta negra es una seta cuyo sabor recuerda a la trufa y le da al Bacalao, en su punto confitado, un acompañamiento perfecto. Un plato muy recomendable.

BACALAO1

 

Y un Tartar de lomo y setas con una presentación original y un gusto diferente, muy conseguido también.

 

TARTAR 2

 

Para finalizar elegimos el postre del día un homenaje a los orígenes del Chef

 

POSTRE4

 

Un merengón cuya base estaba hecha de guanayaba, un fruto parecido a la chirimoya, delicioso fin de una cena muy agradable.

Sin duda será un lugar fijo en mi agenda. Todavía me quedan muchos platos por probar.

 

Un trato exquisito. Restaurante niMÚ Barquillo

niMÚ BARQUILLO

Barquillo, 40,
MADRID
Teléfono:914 26 32 25

 

APERITIVO

Conocí niMÚ Bistró, el restaurante que se encontraba en el desaparecido Hotel Adler en pleno barrio Salamanca, y fue una grata sorpresa, paseando por la calle Barquillo, encontrarme con que habían abierto de nuevo en una de las zonas más modernas de Madrid, entre el barrio de Justicia y Chueca con una buena oferta de ocio y compras a su alrededor, en lo que se está dando en llamar el “Soho madrileño”.

La verdad es que entramos a tomar una cerveza y de paso echar un vistazo al local.

Y la acogida fue tan cálida, el detalle de un aperitivo de gazpacho de remolacha que acababan de hacer en ese momento, la simpatía de su personal, y el fantástico entorno del local, que nos invitó a quedarnos a comer.

 

El nuevo espacio es más grande y con un aire más polivalente, orientado al concepto de tomar algo rápido o el cada vez más popular afterwork. Y para ello lo primero con lo que te encuentras es su impresionante barra circular, con carta propia, ideal para picar algo.

 

IMG_1068

 

Una sala amplia en dos alturas con una gran luminosidad natural procedente de sus grandes ventanales, mobiliario moderno, lámparas y maceteros colgantes completan una decoración moderna y cosmopolita.

 

 

PERCHERO

 

Me gustó el pequeño perchero que sitúan al lado de la mesa para poder colgar el bolso con una entrada para cargar el móvil, un detalle muy útil.

Su cocina tiene una base mediterránea, con toques imaginativos, y guiños caribeños.

El grupo al que pertenece el restaurante es oriundo  de León, GRUPO VAMUCA, con varios locales en este lugar. Así su carta conserva esos orígenes en algunos platos como la cecina, la merluza con pimientos del Bierzo o sus carnes de La Bañeza.

 

Es una oferta variada y que cambian en cada temporada adaptándose al producto del mercado.

 

Los niguiris son una de las estrellas de la carta.

Nosotros probamos los de gamba al ajillo. Es delicioso. Se trata de un carpaccio de gamba que envuelve el arroz y lleva encima una lámina de guindilla y ajo, el detalle final de terminarlo en la mesa vertiendo aceite caliente sobre él es fantástico.

 

NIGUIRIS DE GAMBAS

 

Continuamos con unas riquísimas Croquetas de chipirón de anzuelo, un clásico de la casa.

 

CROQUETAS

 

De segundos probamos un Rabo de toro con parmesano rallado, para repetir.

Y otro clásico sus Chipirones en su tinta, original también la forma de servirlos en dos cazuelitas, una con el arroz y otra con los chipirones, un guisito tradicional que no falla.

 

CHIPIRONES EN SU TINTA

 

Y ¿Qué es una comida sin postre?

Como ellos mismos cuentan es un cierre perfecto para una buena comida. Y yo pienso lo mismo. A veces un mal postre, incluso un mal café te deja un recuerdo amargo del sitio.

No es el caso de niMÚ Barquillo.

El postre elegido por sugerencia del personal fue un acierto total.

TIRAMISÚ

Tiramisú. Pero no un tiramisú cualquiera, no. La forma de presentarlo es la más original que yo he visto hasta ahora. Una maceta cuya tierra es el cacao y donde vas introduciendo la cuchara encontrando las diferentes capas del postre. Es fantástico, para compartir, un broche de comida muy original y encima está de muerte.

CARTA DE POSTRES

Original también su carta de postres

Y para rematar, “la atención“.

Como he dicho al principio nos quedamos a comer gracias a la amabilidad con que te reciben, pues es así en toda la comida. La simpatía y la profesionalidad del personal de sala contribuye con creces a la comodidad del cliente.

Ese saber hacer, con la broma siempre de buen gusto, a tiempo y adaptada al cliente, acompañando a la comida, sin agobios y pendiente del detalle. Está claro que es un aspecto que  cuidan y que es de agradecer en estos tiempos en que escasea. Siempre he pensado que es un fantástico valor añadido.

Otro detalle que me llamó la atención es el agua que ponen en las mesas. La embotellan en el propio restaurante y su recaudación se utiliza de forma solidaria.

Un lugar sin duda para tener en la Agenda.

 

Italo-Argentino con aires gallegos. Restaurante Mamá Chicó

MAMÁ CHICÓ
Recoletos, 10
MADRID

Si vas por la calle Recoletos, no te quedarás con hambre, seguro. Alberga un buen número de restaurantes, algunos emblemáticos que llevan ahí toda la vida, otros dejaron su huella, nombres como El Borbollón, El Mumbai Massala, La Cesta… han dado paso a otras ofertas gastronómicas.

 

IMG_1027

 

Aquí, para continuar con su éxito en tierras gallegas, ha emplazado su local Mamá Chicó. Lo primero que llama la atención es su coqueta  terraza en el porche del local.

 

 

IMG_1009

 

Es algo característico en todo el restaurante: las plantas, las de verdad y los estampados en las sillas o como detalle en el baño.

 

IMG_1021

 

La decoración interior es una mezcla de jardín invernadero con un toque afrancesado en el mobiliario.

Ese banco corrido típico de los bistró o la combinación de la forja con la madera y las plantas y flores que dan un toque fresco al ambiente. Estuve por la noche una vez y me pareció muy oscuro. Esta vez de día, la luz que le proporciona sus grandes ventanales, le da esa alegría y optimismo que desprende el local.

 

IMG_1026

 

Destaca en el centro de la sala un pequeño obrador acristalado. Chicó Bakery donde se pueden ver las tartas y panes caseros, que elaboran allí mismo.

 

CHICÓ BAKERY

 

Al igual que la decoración, la cocina también es una mezcla. Es sabido que la cocina argentina tiene muchas influencias italianas. Pues bien aquí tenemos que sumar sus influencias gallegas, como no, y además, esta última es la tierra en donde empezaron su andadura gastronómica con cinco locales en esa comunidad.

Raíces argentinas con las que homenajean a la madre de los dueños, de quien toman su nombre, Rafaela Susana Fasanella, apodada Mamá Chi. Cocina tradicional pues, proveniente de viejos artesanos panaderos que han desarrollado su saber hacer primero en Galicia y ahora en Madrid.

Así una de sus especialidades como no podía ser de otra manera son sus pizzas, pero  ojo no son nada corrientes. Para empezar son ovaladas o rectangulares y pueden ser también de masa negra elaborada con carbón vegetal, muy finas y deliciosas.

 

PIZZA

Probamos la de boletus, trufa con ricotta, lascas de parmesano y rúcula, buenísima.

De entrante un Tartar de atún marinado con aguacate, mango y mayonesa de ají amarillo, impresionante

.ATUN

Y el postre como no podía ser menos:

Apple crumble pie (tarta de manzana sobre base de masa sablée cubierto de crumble con almendra y un toque de canela, servida caliente con helado), superior.

 

TARTA

 

También son muy recomendables sus pastas, como las que probé en otra ocasión, los Fettuccinis salteados con boletus y zamburiñas o Pappardelle al ragu de jabali y queso parmesano.

Acompañado de un pan elaborado allí mismo con tomatitos cherry y aceitunas blanco o negro.

PAN

 

Una atención profesional y cálida hizo que se nos pasase el tiempo volando, disfrutando de una agradable comida.

Tienen un horario muy amplio que incluye el Brunch y la merienda.

Sin duda volveré a probar más platos que estoy convencida estarán a la altura y no me puedo perder. Un lugar para tener en la agenda.

La cocina de la abuela. Restaurante Picoroco

PICOROCO

Calle Orellana 19
MADRID
Teléfono: 918 61 62 26

 

Paseando por la calle Orellana buscaba Casa Manolo y me encontré con Picoroco una nueva oferta gastronómica, que se ubica en donde estuvo el viejo restaurante. De  hecho han conservado el bonito suelo y la antigua barra.

 

MESA

 

Es un local que invita a entrar desde la calle. Decorado en tonos neutros, sus originales apliques dorados alineados con las mesas, las lámparas de red de mimbre, los espejos y la división en dos alturas, hacen del local un lugar amplio, muy luminoso y moderno. La madera, la combinación de distintos materiales en las sillas, los manteles de lino, el minimalismo de su vajilla y  el detalle de algún ramo de flores dando color al conjunto, consiguen además, elegancia y calidez.

 

LAMPARAS

 

Posee además un reservado para grupos de unas veinte personas. Una buena idea para alguna celebración.
Su cocina se basa en la tradicional vasca,  el producto de temporada y la cocina de casa. Rescatadas las recetas de las abuelas, como ha dicho en alguna ocasión su chef Itxaso Elósegui, los guisos hechos a fuego lento, las buenas bases, estofados y platos de siempre, con una puesta en escena muy cuidada.
Desde el desayuno hasta la cena abarcan una variada propuesta con el producto como protagonista.
Además los miércoles hacen cenas temáticas que anuncian en redes sociales.

 

CARTA DE VINOS

 

Original la elección del nombre Picoroco, un crustáceo muy popular en Chile donde Itxaso trabajó unos años, como original también el detalle de la carta de vinos a modo de pantone, me encantó.

Una de las ventajas que tiene aprovechar la cocina de temporada, son las sugerencias fuera de carta, como fue la propuesta que nos hicieron con el entrante, unos Espárragos a la plancha deliciosos.

 

ESPARRAGOS

 

Después una de las especialidades, Las Kokotxas de bacalao al pil pil, una gozada

 

COCOCHAS

 

y el Lomo de bacalao con piperrada para chuparse los dedos, acompañado de un pan artesano para rebañar el plato sin duda.

 

BACALAO

 

De postre unas Tejas con pera confitada al orujo, un plato redondo, riquísima la mezcla de la pera templada con el helado y el toque del orujo un postre de 10.

 

POSTRE

 

La atención del personal exquisita, hicieron que pasásemos una velada estupenda y que sin duda repetiré. Formará a partir de ahora parte de mi agenda.

 

PICOROCO

El segundo de los 4 Elementos. Restaurante Fuego

FUEGO

Calle Hermanos Bécquer, 5
MADRID
Teléfono: 910515811

 

Hace casi un año que publique en este blog la fantástica  experiencia vivida  en el restaurante Aire. Tenía muchas ganas de probar Fuego, la segunda apertura del proyecto de  Ignacio González-Haba y Erika Feldman Los 4 elementos, que en un futuro completarán con Tierra y Agua.

En este año, he leído muchas reseñas y entradas de otros blogs que me animaban a no dejarlo por más tiempo.

Pues bien, mi experiencia no ha sido todo lo que yo esperaba. Es posible que mis expectativas fuesen muy altas por la cantidad de artículos que había leído, o que la elección de algunos platos no fuese la correcta.

Es un restaurante cuyo protagonismo es el fuego en todas sus acepciones, humo, brasa, asado. Y para ello poseen una cocina vista separada por un cristal de la sala  con un horno de leña y una parrilla, elaborando los productos de primera calidad de una forma tradicional. Es por esto, que yo esperaba saborear el humo en todas sus variaciones.

“Humo desde el aperitivo hasta el postre”, he leído en algún artículo. Pues bien, yo en el aperitivo no tuve suerte, no había humo. Eran unas croquetas muy ricas, similares a alguna otra probada en otros sitios.

Iba con alguna idea de lo que queríamos pedir, pero el maître nos cambió algunas de ellas. Normalmente me dejo aconsejar, algunos platos fuera de carta son espectaculares, pero en esta ocasión la experiencia fue variopinta.

Empezamos, como no podía ser de otra manera, por su ya famosa,Tortilla de Patata, Txangurro y Humo, una exquisita tortilla de patatas elaborada en el propio caparazón del Txangurro

 

 

Fuera de carta nos ofreció unos mejillones, abiertos con unas verduritas de sabor muy original y delicioso.

Como segundos, me apetecía probar la merluza a la brasa, pero me sugirió que mejor probase un rodaballo y la verdad es que me decepcionó. No puedo decir nada negativo, estaba en su punto, pero era un plato semejante a cualquier otro restaurante de esta categoría.

Lo que sí estaba de diez fue la carne que escogimos como segunda opción, Tournedeau de venado con panceta ahumada y salvia, un lomo de ciervo a la brasa con un sabor increíble, tierno y delicioso sobre una camita de puré de apio

 

Los postres no estaban en carta. Nos los cantaron al final y aunque estaban muy ricos, tampoco se asemejaban a lo que he leído en alguna publicación respecto al toque ahumado.

 

 

En cuanto al local es de esos espacios que me gustan por pequeño y acogedor.

Su decoración evocando a una casa francesa del siglo XIX, con las paredes de madera en tonos pastel, cuadros con motivos florales, banco corrido, mesas amplias y elegantes y esas bonitas lámparas y apliques con caireles, que le dan el detalle especial, contribuyendo a crear un ambiente relajado con un punto de romanticismo.

 

 

 

 

 

Me encantó el detalle de la servilleta de lino bordada como en Aire.

 

El servicio correctísimo y muy agradable. Sin duda me quedé con ganas de volver y probar alguno de los platos que me quedaron pendientes, su famosa caballa ahumada, el  original steak tartare de picaña o el carabinero ahumado al heno entre otros.

Transportándote a Cantabria. Restaurante Conlaya

CONLAYA

Calle Zurbano, 13
MADRID
Teléfono: 913 19 31 16

En el local donde disfruté hace  muchos años de la fantástica cocina del restaurante Casa Ormaza, hoy ubicado en otro sitio, se sitúa desde hace ya tiempo este restaurante cántabro.

Todavía con los sabores de mi último viaje a tierras santanderinas, necesitaba rememorar olores y sabores, y nada como situarte en una mesa en uno de los salones, donde el fondo lo preside una gigantesca foto de Santillana del Mar, detalle que te transporta inmediatamente a sus calles empedradas, un acierto sin duda.

El resto una decoración sobria y elegante, mesas amplias y separadas, colores neutros en las paredes, decoradas con cuadros y fotografías de Cantabria, con el suelo negro de pizarra muy típica en el norte, es perfecto tanto para una comida o cena formal de empresa, familia o más íntima.

Además posee en la parte superior un comedor privado muy acogedor también para compartir con amigos. Lo anoto para una celebración especial.

En cuanto a su cocina, su artífice es un reconocido cocinero de Cantabria Jesús Laya“Con Laya” que fiel a sus orígenes mantiene un producto de calidad, dándole su toque de autor, con una presentación más creativa sin perder sabor y potencia.

Nos recibieron con un aperitivo, Gazpacho de tomate amarillo con berberechos, un bocado delicioso para empezar.

Los entrantes

Lomos de sardinas ahumados con pimientos asados

Albóndigas de pulpo al curry rojo con arroz basmati especiado, un plato muy original que no os podéis perder, a las suaves albóndigas les da un toque picante el arroz que contrasta perfectamente en la mezcla.

Como segundos elegimos la Roca de merluza de anzuelo rellena de txangurro con salsa de carabineros, un plato exquisito con una espectacular presentación.

Y  el Rape a la barquereña, realmente Cantabria en el plato, una delicia de sabor y color.

Aún dejamos un hueco para los postres a la altura de lo degustado anteriormente.

Un riquísimo Helado artesanal de Mascarpone

Y una buenísima Tarta fina de manzana con helado de vainilla de Madagascar

El trato del personal atento  e impecable en el servicio hace que sea un lugar ideal para repetir en cualquier ocasión. Lo anoto en la agenda.