Archivos

Una estrella bajo el Montgó. Restaurante BonAmb

BONAMB

Carretera de Benitachell km 10
JAVEA
ALICANTE
Teléfono: 965084440

 

DSC_0151El restaurante BonAmb está situado en las afueras del Parque Natural del Montgó, en un entorno precioso con vistas a las montañas.

Lástima que  la noche que lo visité por la predicción de lluvias no pudimos aprovechar la terraza, pero la sala interior fue una buena opción.

Decorada de una forma sencilla con mesas amplias, líneas rectas, paredes encaladas y techo de madera y con un pequeño detalle muy original como centro en cada mesa, una talla de arcilla diferente en cada una.

DSC_0143

Destaca una mesa de trabajo en el centro de la sala, que además de decorar y separar las mesas, es muy cómoda para clientes y personal.

Ofrecen carta y tres menús degustación, cuya diferencia es la cantidad de platos que contienen.

Nos decantamos por el más pequeño, Sabores del Montgó, compuesto de unos aperitivos, 7 platos, y golosinas.

Como siempre en este tipo de restaurantes es difícil describir la cantidad de sensaciones, olores, texturas y sabores que a partir del primer bocado empiezas a disfrutar.

La mayoría del menú elegido está enfocado a sabores marinos, excepto un pichón asado al final.

Increíble el mero marinado al minuto con calabaza, yogurt y capuchina, nunca había tenido esa sensación del pescado marinándose según lo vas comiendo.

DSC_0148Deliciosas las cigalas asadas con salsa de naranja e infusión thai, y que en el momento de servirlas las rocían ligeramente con ralladura de una variedad de lima, que aromatiza increíblemente el plato.

Nunca hubiese imaginado sacarle tanto partido a una caballa en vapor de salmuera con jugo agripicante, aguacate, gel de limón y ramallo de mar, sencillamente sublime.

Pasando por unos salmonetes exquisitos también o  un  cardo con una cama de brandada, hierbas y caviar…

Y un postre de sabores cítricos en una magia de plato.

Rematan con lo que llaman golosinas, que para mi gusto  no fue lo más espectacular, aunque no desmerecen, pero la verdad es que el listón estaba a un nivel a estas alturas que difícilmente podría superarse.

Para acompañar, nos dejamos aconsejar por el sumiller, que eligió un vino en consonancia con el viaje gastronómico que íbamos a realizar y fiel a su profesionalidad estuvo realmente acertado.DSC_0142

Todo el personal estuvo a la altura de la calidad de un restaurante con una estrella Michelin, procurando en todo momento hacer la velada agradable. Empezando por el encantador jefe de sala Pablo Catalá, pendiente en todo momento de nuestra satisfacción.

Al final Alberto Ferruz, chef y artífice de estos manjares, salió a la sala y departió con todas las mesas, un joven simpático, con esa humildad que distingue a las personas que no necesitan aparentar ni demostrar más de lo que acabábamos de disfrutar.

En resumen dos horas y media que se pasan volando en una noche perfecta y que recomiendo si pasáis por este precioso lugar. Una estrella bien merecida.

Dos estrellas Michelín. El Portal de Echaurren

EL PORTAL DE ECHAURREN

Padre José García, 19
EZCARAY (LA RIOJA)
Teléfono: 941 354 047

Cuando entras en un dos estrellas Michelín, tus expectativas son muy altas y que sean defraudadas más fácil que en otro tipo de restaurantes.

Pues bien en este caso, se puede decir que la realidad superó a lo que esperaba.

La experiencia desde el minuto uno, merece la visitaSALA 2

Con un diseño de líneas rectas, combinación perfecta de madera y tonos blancos, mesas amplias, manteles blancos, con un sencillo detalle verde en los centros en consonancia con la alternancia en el color de las sillas, su luminosidad, hace que las tres horas que pasas degustando su menú, se produzcan en un ambiente relajado y muy confortable

Es difícil expresar lo que se siente con este tipo de comidas, porque son sensaciones únicas con cada plato. No quiero hablar demasiado de los platos porque lo interesante es que te sorprendan. Tampoco quiero poner muchas fotos de ellos por la misma razón y recomendaría no las miréis demasiado en Internet, es mejor dejarse impresionar por la cantidad de detalles, presentaciones, olores y sabores que acompañan a cada uno de ellos.

PLATO

Tienen tres menús degustación y nosotros elegimos “Recorriendo el Valle”  que se inspira en la fantástica naturaleza que rodea la zona, y desde el principio fue un mundo de sensaciones.

Nos dieron el menú por escrito con la descripción de cada plato, lo cual es un detalle a tener en cuenta, porque tiene muchas ventajas, de un lado no olvidas la explicación que te da el profesional que te atiende y de otro te lo traes de recuerdo.

En cuanto al servicio, impecable, lo cual es de esperar en este tipo de restaurantes, mención especial al sumiller, un profesional encantador, que nos aconsejó un vino excelente a muy buen precio para el lugar en el que estábamos, nos sorprendió gratamente.
Si he de poner un “pero”, para mi gusto, el menú es demasiado extenso. Yo quitaría un par de platos, dado que como se trata de degustar, creo que no es necesario inflarse a comer. Yo a este tipo de restaurantes voy a otra cosa, y crea un poco de frustración estar llena y ver que vienen más platos y no puedes ni probarlos, porque en ese momento dejas de disfrutar y estas deseando que se acabe.

Entiendo que la zona es de grandes cantidades, en el norte ya se sabe, pero deberían dar alguna opción a los que comemos menos.
Creo que en las cenas los han quitado, lo cual pienso es un acierto. Por lo demás todo perfecto. Recomiendo probar alguna vez.

Alta cocina. Lúa y La Cabra

LÚA

Calle Eduardo Dato 5
MADRID
Teléfono: 91 395 28 53

Fui el año pasado y fue una experiencia fantástica.

Como en otros restaurantes en que los menús son sorpresa para el comensal, cuando entras te reciben con dos sencillas preguntas: Si has estado alguna vez y si eres alérgico a algo.SALA 3

A partir de ahí, la experiencia es formidable.

Tienen dos menús degustación, con maridaje y sin él, que varían en función del mercado y de la estación.

Elegimos menú con maridaje, que aunque es algo más caro, unos 80 euros por persona,  es altamente recomendable y merece la diferencia de precio.

Consta de dos aperitivos, dos entradas, un pescado, una carne y un postre, acompañados de una selección de cinco excelentes vinos internacionales.

Todos los platos que comimos eran en sí mismos una degustación, con algún que otro   trampantojo, detalle sorpresa para la vista y el paladar, perfectamente maridados, con sus vinos muy bien elegidos y con un servicio siempre atento.

La verdad es que fue una cena con mayúsculas, y recomiendo al menos una vez darse el capricho.

El ambiente es perfecto, con amplias mesas y sin prisas, ideal para poder compartir una agradable sobremesa, con una atención esmerada a lo largo de toda la velada.

SALA4

Te explican los platos y te asesoran como puedes comerlos, dejando espacio al cliente, de esa manera que los profesionales tienen de estar sin estar en todo momento.

Sin duda repetiremos en otra ocasión.

 

 

LA CABRA

Francisco de Rojas 2
MADRID
Teléfono: 914457750

Llevaba algo más de un año abierto cuando lo visité, pero aún no tenía la estrella Michelin que le han otorgado este año.

SALA COCINA AL FONDO

Tiene dos zonas: una más informal de tapeo y carta, y otra con mesas más formales con mantelería de lino, una decoración moderna, elegante y minimalista, con unas muy originales esculturas de metal en las paredes que imitan una cabeza de cabra, y la cocina al fondo de la sala tras un gran cristal, donde se puede ver al equipo de cocina trabajando.

Ofrecen tres menús degustación cuya diferencia es la cantidad de platos que contienen. Elegimos el más barato sin maridaje, para probar, y la sorpresa fue grata. Muy bueno todo, las cantidades suficientes y el vino elegido asesorados por el sumiller Javier Usarralde, también correcto.

La atención exquisita, el servicio extraordinario y muy profesional y tuvieron el detalle de ofrecernos tomar una copa en la terraza y dado que hacía muy buena noche, fue el remate perfecto.VINOS

El precio del menú fue de 30 euros. Al final con aperitivo y gin tónic incluidos nos salió por unos 100 euros dos personas, muy bien para la calidad ofrecida.

Un lujo y una oportunidad que tuve al probarlo antes,  ya  que ahora con la estrella Michelin, bien merecida por su joven cocinero Javier Aranda, tienen una larga lista de espera.