Una estrella bajo el Montgó. Restaurante BonAmb

BONAMB

Carretera de Benitachell km 10
JAVEA
ALICANTE
Teléfono: 965084440

 

DSC_0151El restaurante BonAmb está situado en las afueras del Parque Natural del Montgó, en un entorno precioso con vistas a las montañas.

Lástima que  la noche que lo visité por la predicción de lluvias no pudimos aprovechar la terraza, pero la sala interior fue una buena opción.

Decorada de una forma sencilla con mesas amplias, líneas rectas, paredes encaladas y techo de madera y con un pequeño detalle muy original como centro en cada mesa, una talla de arcilla diferente en cada una.

DSC_0143

Destaca una mesa de trabajo en el centro de la sala, que además de decorar y separar las mesas, es muy cómoda para clientes y personal.

Ofrecen carta y tres menús degustación, cuya diferencia es la cantidad de platos que contienen.

Nos decantamos por el más pequeño, Sabores del Montgó, compuesto de unos aperitivos, 7 platos, y golosinas.

Como siempre en este tipo de restaurantes es difícil describir la cantidad de sensaciones, olores, texturas y sabores que a partir del primer bocado empiezas a disfrutar.

La mayoría del menú elegido está enfocado a sabores marinos, excepto un pichón asado al final.

Increíble el mero marinado al minuto con calabaza, yogurt y capuchina, nunca había tenido esa sensación del pescado marinándose según lo vas comiendo.

DSC_0148Deliciosas las cigalas asadas con salsa de naranja e infusión thai, y que en el momento de servirlas las rocían ligeramente con ralladura de una variedad de lima, que aromatiza increíblemente el plato.

Nunca hubiese imaginado sacarle tanto partido a una caballa en vapor de salmuera con jugo agripicante, aguacate, gel de limón y ramallo de mar, sencillamente sublime.

Pasando por unos salmonetes exquisitos también o  un  cardo con una cama de brandada, hierbas y caviar…

Y un postre de sabores cítricos en una magia de plato.

Rematan con lo que llaman golosinas, que para mi gusto  no fue lo más espectacular, aunque no desmerecen, pero la verdad es que el listón estaba a un nivel a estas alturas que difícilmente podría superarse.

Para acompañar, nos dejamos aconsejar por el sumiller, que eligió un vino en consonancia con el viaje gastronómico que íbamos a realizar y fiel a su profesionalidad estuvo realmente acertado.DSC_0142

Todo el personal estuvo a la altura de la calidad de un restaurante con una estrella Michelin, procurando en todo momento hacer la velada agradable. Empezando por el encantador jefe de sala Pablo Catalá, pendiente en todo momento de nuestra satisfacción.

Al final Alberto Ferruz, chef y artífice de estos manjares, salió a la sala y departió con todas las mesas, un joven simpático, con esa humildad que distingue a las personas que no necesitan aparentar ni demostrar más de lo que acabábamos de disfrutar.

En resumen dos horas y media que se pasan volando en una noche perfecta y que recomiendo si pasáis por este precioso lugar. Una estrella bien merecida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s